11 mar. 2010

En Octavos por sexto año


El Real Madrid este año vuelve a caer en Octavos de final de la Champions (Lyonazo), otra vez vuelve a quedarse fuera de una competición oficial teniendo en frente a un rival que a priori parecía mucho más débil (Alcorconazo).

Este equipo es la muestra clara de que el fútbol no solo es dinero, y de ahí que posiblemente sea el deporte rey, por que en un campo de fútbol, durante los 90 minutos que dura un partido, cualquier equipo, por muy “pobre” que sea, puede doblegar al más potente o rico del mundo. El Madrid había hecho un equipo diseñado en un laboratorio para que fuera el mejor del mundo, con los jugadores mas codiciados de todo el planeta, había creado un equipo que sobre el papel iba a ser la máquina (con permiso del Barcelona) de futbol más perfecta.
Pero en la creación de ese ser superior parece que ha habido mutaciones, problemas, por que obviamente este equipo no está llegando al nivel que se esperaba de él.

Esto demuestra que jugadores buenos individualmente no hacen nada y que necesitan ser un equipo para poder llegar lejos, ahí está el ejemplo del Barcerlona o del Sevilla, ambos pueden ser los equipos que tengan una mejor plantilla de toda la liga y si la liga BBVA es una de las más fuertes de toda Europa podemos estar hablando de dos de las plantillas más completas de todo el continente. Muestra de ello es que el Barça lo ha ganado todo (literalmente) y el Sevilla ha llegado a la final de Copa, sigue vivo (muy vivo) en la Champions y en la liga particular que juegan todos los equipos excepto el Barça y el Madrid es el “líder”.

Lo sucedido anoche en definitiva está claro, el dinero no hace la felicidad y si un equipo quiere ser grande no puede ir de prepotente y de chulo allá por donde va, un equipo de verdad es aquel que desde la humildad conforma una buena plantilla en la que nadie es insustituible, por que esto es fútbol, y si algún jugador pretende ir de estrella que se vaya al tenis o al golf, esto un deporte de grupo y como tal se ha de entender.